Blair recluta a «Supernanny»

El programa televisivo inspira al Gobierno británico, que enviará a 77 especialistas en educación a los hogares más conflictivos para combatir la falta de disciplina infantil

 

Londres- Tony Blair se ha inspirado en el «reality show» de moda para combatir uno de los principales problemas de la sociedad británica: la falta de disciplina de sus jóvenes. Como en el programa «Supernanny», un grupo de especialistas en educación infantil visitará los hogares más conflictivos del país para asesorar a los padres que no saben cómo controlar a sus hijos.
«La gran mayoría de los padres dice que les gustaría que les ayudaran a superar sus problemas con sus hijos», escribió el primer ministro en «The Sun». «Este dato no debería sorprendernos si tenemos en cuenta la enorme popularidad de programas televisivos en los que expertos ayudan a educar a niños problemáticos».
En un principio, las «supernannies» se desplazarán a las 77 barriadas más conflictivas de Inglaterra para aleccionar a los padres de niños problemáticos. Mediante terapias de grupo y sesiones individuales, tratarán de encarrilar la situación antes de que los chavales hayan caído en una espiral de paro, drogas y crimen. El proyecto costará seis millones de euros, pero Blair está seguro de que la inversión resultará rentable a medio plazo. Según sus cálculos, las comunidades saldrán ganando si se reduce el vandalismo y la pequeña delincuencia, mientras que los chavales disfrutarán de una segunda oportunidad y se ahorrarán problemas en su vida adulta.
Este proyecto forma parte del amplio programa de seguridad ciudadana que Blair pretende aplicar antes de su jubilación, prevista para mediados del año que viene. Aunque los índices de delincuencia se han desplomado en su década en el poder, las encuestas aseguran que los ciudadanos siguen sintiéndose inseguros. Los estrategas laboristas explican esta aparente contradicción con un simple argumento: lo que más irrita a la gente no son los grandes crímenes, sino los «comportamientos antisociales» como el vandalismo o los abusos verbales, cometidos principalmente por adolescentes.
Un reciente estudio denunció que la juventud británica es la más conflictiva de Europa, con elevados índices de alcoholismo, drogadicción, violencia y promiscuidad sexual.
Con estos datos en la mano, muchos padres recibirán cualquier ayuda con los brazos abiertos, aunque otros atacaron a Blair por inmiscuirse en los asuntos privados de las familias. Algunos llegaron a acusarle de convertir al Reino Unido en un «nanny state» («estado niñera») por su insistencia en convencer a la ciudadanía de las virtudes de comer sano, dejar de fumar y hacer deporte.
Pero el premier cree que este argumento es «ridículo» y negó que quiera «interferir en la vida de las familias normales», sino ofrecer ayuda a los más necesitados. «No me parece normal que haya chavales de doce años que salgan todas las noches, se emborrachen y se metan en líos en la calle sin que a sus padres les importe», denunció el líder laborista, que quiere que los tribunales fuercen a los progenitores a recibir las lecciones de paternidad si no lo hacen voluntariamente. La brigada de «supernannies» es la última iniciativa de un Gobierno convencido de que la educación infantil es la vía más eficaz para combatir futuros problemas sociales.

Anuncios

“Supernanny” ayuda a un niño que sólo como croquetas y patatas fritas

Cuatro emite a las 22:45 horas una nueva entrega del programa “Supernanny”. En él, la psicóloga Rocío Ramos-Paúl afrontará el caso de un niño de 8 años que sólo come croquetas y patatas fritas.Alejandro lleva tomando lo mismo desde hace 6 años y ni siquiera quiere hacer la comunión por no probar la hostia. Su madre, Silvia, está desesperada. Asegura que ha probado todos los métodos, pero no consigue que coma otra cosa. Cuando era más pequeñito comía de todo hasta que dejó de ver a su padre (con 15 meses).

“Supernanny” ayuda a un niño que sólo como croquetas y patatas fritas

Cuatro emite a las 22:45 horas una nueva entrega del programa “Supernanny”. En él, la psicóloga Rocío Ramos-Paúl afrontará el caso de un niño de 8 años que sólo come croquetas y patatas fritas.

Alejandro lleva tomando lo mismo desde hace 6 años y ni siquiera quiere hacer la comunión por no probar la hostia. Su madre, Silvia, está desesperada. Asegura que ha probado todos los métodos, pero no consigue que coma otra cosa. Cuando era más pequeñito comía de todo hasta que dejó de ver a su padre (con 15 meses).